El Ejército de Estados Unidos experimenta con monos vervet

“El hombre ha hecho de la Tierra un infierno para los animales” (A. Schopenhauer)

6101012399 302d6b40b4 - El Ejército de Estados Unidos experimenta con monos vervetVía PETA | Durante la semana del 12 de septiembre, en la Zona de pruebas de Aberdeen (Maryland), el Ejército de los Estados Unidos de América tiene previsto realizar crueles experimentos que implican la inyección de una sobredosis de drogas a monos vervet para recrear con crudeza los efectos de un ataque de un agente nervioso. Los monos, utilizados en dicha prueba, sufren de vómitos, temblores y convulsiones incontrolables y, en algunos casos, incluso dejan de respirar. En una hoja de laboratorio, que PETA (People for the Ethical Treatment of Animals) ha obtenido de Aberdeen, un recluta ha comparado la reacción violenta de un mono durante el experimiento con la de «a chiwawa [sic] shitting razor blades» (“un chihuahua [sic] cagando hojas de afeitar”).

Los 32 monos encerrados en el laboratorio de Aberdeen se ven obligados a soportar esta crueldad con una frecuencia de 60 días durante tres años. Con sede en Miami, el importador de primates Worldwide Primates Inc. tiene programado lanzar al mercado 20 monos vervet –algunos de los cuales pueden haber sido arrancados de su hábitat natural– hacia Aberdeen el próximo día 30 de septiembre. Y, desde PETA, creen que estos monos pueden ser utilizados en el presente curso.

Pero, en lugar de atormentar animales, existen otros programas de entrenamiento militar y civil en todo el mundo, que utilizan sofisticados simuladores de pacientes humanos. Estos simuladores pueden ser programados para imitar la respuesta humana a un ataque con agentes nerviosos y se colocan en escenarios al aire libre que recrean las condiciones en las que este tipo de ataques pueden ocurrir en la realidad contra seres humanos –a diferencia de un laboratorio estéril donde se envenena a un mono y los instructores, a su alrededor, ven cómo se mueve la cola del mono y cómo la transpiración se acumula sobre su patas.

Además de ser increíblemente cruel e ineficaz, los laboratorios del Ejército Norteamericano violan claramente las directrices del Departamento de Defensa, a través de una medida –conocida como Battlefield Excellence– para la Ley de Prácticas de Entrenamiento Superior (BEST), que prohíben dañar a los primates con fines de formación, lo que requiere que las alternativas al empleo de animales sean utilizadas en el mismo momento en que estén disponibles. Sin embargo, tanto el Ejército como el Gobierno han mirado hacia otro lado mientras los animales siguen padeciendo su barbarie.

Como seres humanos y, por ende, responsables de este tipo de actuaciones, nuestra obligación –moral cuando menos– es ayudar a los monos vervet y resto de animales evitando que sean víctimas de estos anticuados y crueles experimentos químicos. Y esto lo podemos hacer, al menos estas son nuestras ‘armas’, enviando dos correos electrónicos, a la atención del Comandante General del Polígono de Pruebas de Aberdeen y del Comandante del Instituto de Investigación Médica de Defensa Química de los Estados Unidos de América, urgiéndoles a sustituir el empleo de animales en este laboratorio por otros métodos de experimentación no animal.

Comments (2)

  1. Las investigaciones han permitido determinar que dichas ondas bloquean otros estimulos y producen un efecto de aturdimiento o atontamiento en el individuo..AIgunos documentos militares confirman que en el laboratorio Amstrong de la Fuerza Aerea radicado en la base Brooks en Texas habia comenzado un programa relacionado con un armamento antipersonal de radiofrecuencia que experimentaba con radiacion electromagneticas poco letales y contaba con un presupuesto de 110 millones de dolares para el periodo 1997-2002..Experimentos realizados con animales han demostrado que la utilizacion de radiaciones electromagneticas de muy baja frecuencia induce al cerebro a liberar compuestos quimicos reguladores del comportamiento que provocan un estado de estupor.

  2. Pingback: Bitacoras.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.