E. Jimeno Correas: Salida de misa de doce de la Basílica del Pilar

«El cine no es un trozo de vida, sino un pedazo de pastel» (Alfred Hitchcock)

eduardo jimeno correas - E. Jimeno Correas: Salida de misa de doce de la Basílica del PilarVía GEA | Hoy, 5 de noviembre, es un día muy especial para el cine español y para Zaragoza, cuyo nexo de unión es el cineasta y realizador zaragozano, Eduardo Jimeno Correas (1870-1947), quien comenzó su vida profesional como administrativo en el Ayuntamiento de Zaragoza aunque, poco más tarde, se independizó para hacerse empresario, junto con su padre, de una barraca de feria. Con su atracción recorrió toda la geografía española, para establecerse permanentemente en Madrid. Pero todo cambiaría, como muy bien narra el periodista e historiador de cine, Carlos Fernández Cuenca, con la visita al cinematógrafo Lumière: «El padre vio en las proyecciones animadas, como lo viera antes George Méliès para completar sus espectáculos de ilusionismo en el Teatro Robert-Houdin, de París, un elemento valiosísimo para añadir a sus barracas de feria. Por su parte, al hijo, aficionado a la fotografía, entusiasmóle el valor científico de la invención. A los pocos días, con 32.000 francos en la cartera, Jimeno padre tomaba el tren hacia París, deslumbrado con el usual equívoco que para millones de personas identifica a la capital con toda Francia».

Ya en septiembre de 1896, Eduardo arrendó en Zaragoza un local en el paseo de la Independencia, 27 (entre las calles Sanclemente y García Gil) y abrió allí, en los bajos, el primer Salón de Cine zaragozano, celebrando su primera sesión cinematográfica el día 14 de septiembre, de media hora de duración y por un importe de la entrada de una peseta para preferencia y cincuenta céntimos para general. Tan sólo dos periódicos locales, La Derecha y el Diario de Zaragoza, dieron referencia del acontecimiento que viviría ese día la ciudad. Y, aunque no se especificaban los títulos de las películas presentadas, se supone que serían las que por entonces había en el mercado: los clásicos films ofrecidos por los Lumière, representados por Alexandre Promio en Madrid pocos meses antes.

Las proyecciones en el local del Paseo se prolongaron hasta bien pasadas las Fiestas del Pilar. Pero, entre las fechas de apertura y de clausura, tuvo lugar un acontecimiento que ha sido considerado, hasta hace poco, clave para nuestra Historia del Cine, pues se aceptaba que la película de Correas, titulada Salida de Misa de Doce del Pilar de Zaragoza, era la primera filmada en el territorio español. No obstante, a raíz de los actos de conmemoración del centenario del cine, se desacreditaron los argumentos que apoyaban la fecha supuesta de la filmación, ya que las investigaciones de Jean-Claude Seguin (a partir del archivo de los Lumière en Lyon) dejaron claro que ningún aparato de la firma pudo venderse antes del 1 de enero de 1897 a los concesionarios y del 1 de mayo al público, lo que hacía casi imposible la adquisición de uno de ellos por parte de Jimeno.

salida misa doce - E. Jimeno Correas: Salida de misa de doce de la Basílica del PilarPoco más tarde, el catedrático Agustín Sánchez Vidal, en el libro “El siglo de la luz”, se enmendaba a sí mismo retrasando la fecha de Salida de misa del Pilar hasta el 5 de noviembre del año 1899, cumpliéndose hoy 111 años. Esta hipótesis se sustentaba en un minucioso peinado de la prensa zaragozana de la época que no recogía ese acontecimiento hasta el 7 y 25 de noviembre del citado año, coincidiendo con el rodaje de una Salida de misa de once y de otra Salida de misa de doce, unida a las maniobras de Pontoneros (que parece que sí quedaron impresionadas, en contra de lo que se creía hasta ahora). Todo ello coincide, además, con la cronología propuesta por José Blasco Ijazo en la publicación Zaragoza y sus espectáculos. De esta manera, la primera película rodada en la capital aragonesa sería –por ahora– el “Desfile del Regimiento de Castillejos”, que se impresionó el 11 de marzo de 1897, siempre según el citado investigador y hasta que no se demuestre lo contrario.

En cualquier caso, nadie le podrá quitar jamás a Eduardo Jimeno Correa su ilustre condición de pionero de nuestro cine

Comments (2)

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *