Zaragoza, la ‘Siempre Heroica’ ciudad aragonesa desde 1838

«El verdadero heroísmo está en transformar los deseos en realidades y las ideas en hechos» (Alfonso Rodríguez Castelao)

escudo zaragoza - Zaragoza, la ‘Siempre Heroica’ ciudad aragonesa desde 1838Hoy, tras seis días de la Cincomarzada, la festividad local que conmemora los sucesos de 1838, fecha en la que los zaragozanos de aquella época evitaron la invasión de la ciudad por parte de las tropas carlistas, se cumplen 172 años del reconocimiento oficial de S.M. la Reina Regente doña María Cristina a la ciudad de Zaragoza, quien le otorgara el glorioso título de Siempre Heroica, que únicamente comparte con la localidad murciana de Cartagena, y concediéndole el privilegio de adornar el escudo de sus armas con una orla de laurel.

La Ciudad de Zaragoza ostenta, desde tiempos inmemoriales, los títulos de Muy Noble, Muy Leal, Muy Heroica, Siempre Heroica, Muy Benéfica e Inmortal, si bien, habitualmente se utiliza solamente el de Inmortal, tal como se expresa en la exposición de motivos del Reglamento de Protocolo, Ceremonial, Honores y Distinciones del Ayuntamiento de Zaragoza, aprobado en Pleno Ordinario de 28 de marzo de 2008. Unos tratamientos que tienen como antecesores a los títulos con los que los Reyes de Aragón ilustraron a Zaragoza. Así, Pedro IV ‘el Ceremonioso’, Martín I ‘el Humano’, Juan II ‘el Grande’ y Fernando II ‘el Católico’ ilustraron a la Ciudad con el título de Imperial.

Ya en el siglo XVI, se le adjudicaron el de Cesárea Ciudad, así como el de Imperial y Siempre Augusta Ciudad de Zaragoza, aludiendo, de esta manera, al nombre de su fundador, el emperador César Augusto. Mientras, Fernando II ‘el Católico’, Carlos I y Felipe II ‘el Prudente’, al dirigirse a Zaragoza, le llamaban Augusta e Imperial e, incluso, alguna vez se referían a ella como Fidelísima. Por ello, Felipe III ‘el Piadoso’, Felipe IV ‘el Rey Planeta’ y Carlos II ‘el Hechizado’ la denominaron Imperial, Augusta y Fiel Ciudad de Zaragoza.

Mientras, en el siglo XIX, con fecha 4 de abril de 1815, el Concejo de Zaragoza se dirigió al rey, solicitándole que ratificase los honores otorgados a la ciudad y a sus habitantes, mediante Decreto de 9 de marzo de 1809. En el acta de la sesión, que celebró el Ayuntamiento de Zaragoza el 25 de marzo de 1820, se hace constar que, mediante Real Provisión, dada el 19 de marzo de 1820, se concede a la ciudad de Zaragoza el tratamiento de Muy Noble y Muy Heroica, y al Ayuntamiento el tratamiento de Excelencia.

maria cristina de borbon - Zaragoza, la ‘Siempre Heroica’ ciudad aragonesa desde 1838Siguiendo con el orden cronológico, el 5 de marzo de 1838 los zaragozanos se echaron a la calle a repeler a las tropas de Juan Cabañero y Esponera (militar que –actualmente– posee una calle en la ciudad pero que, por la Ley de Memoria Histórica, pasará a denominarse «Elvira de Hidalgo» el próximo 17 de febrero de 2011). Una noticia que llegó a la Corte, desde donde se redactó, en reconocimiento al comportamiento de los vecinos en la defensa de su ciudad, un Decreto en el que se reconocía de forma oficial entre los gloriosos títulos de la ciudad el de Siempre Heroica y concediéndole, como decía al comienzo del artículo, el privilegio de adornar el escudo de sus armas con una orla de laurel.

En 1885 hubo en España una epidemia de cólera que en Zaragoza se cobró 1.298 víctimas. Así, por medio de un Real Decreto dado en Palacio el 13 de junio de 1886, suscrito por el Ministro de Gobernación y por S.M. la Reina Regente doña María Cristina, se reconocía la labor humanitaria y caritativa del vecindario de la provincia y de la ciudad de Zaragoza, autorizando al Ayuntamiento y a la Diputación Provincial a unir a sus títulos el de Muy Benéfica y ostentar en sus escudos de armas la Cruz de primera clase de la Orden Civil de Beneficencia. Y, aunque ya se había denominado a Zaragoza con el título de Inmortal, no sería hasta el 14 de junio de 1908 cuando se le concediese oficialmente este título por el rey, cuando la Ciudad celebraba el I Centenario de los Sitios de Zaragoza, signando en el Palacio Arzobispal –residencia del monarca– un Real Decreto en el que se concedía el citado título.

En la actualidad, la UNESCO le concedió el título de Ciudad Emblemática de la Cultura de la Paz (en 1999) y, en febrero de 2005, la Organización de las Naciones Unidas otorgó a la Ciudad el título de Sede del Secretariado de la Década del Agua.

Comments (3)

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *