La FIFPro apoya a Franck Ribéry y critica el acuerdo entre clubes

Es habitual que, en este período del año, los futbolistas intenten lograr sus traspasos a clubes más atractivos que les den mayor proyección y/o, claro está, les hagan aumentar sus cuentas bancarias. Pero lo que sí resulta excepcional es que, durante el complicado proceso de traspaso de Franck Ribéry, haya salido a relucir que los clubes de la ECA (Asociación de Clubes Europeos) habían firmado un ‘pacto entre caballeros’, acordando obviar el artículo 17 del Reglamento de la FIFA. Una actuación que, tal y como ha indicado la FIFPro (Federación Internacional de Asociaciones de Futbolistas Profesionales), “huele sospechosamente a formación de cártel.

Desde la sentencia Bosman, de diciembre de 1995, se aplica el principio de la libre circulación de trabajadores y también de futbolistas; aunque, debido a las llamadas ‘especificidades del deporte’, unos años más tarde la FIFA y la Comisión Europea firmaron un acuerdo en el que se limitaba ligeramente esta libre circulación.

Así, se estableció un período de estabilidad de 3 años para los jugadores, una vez formalizado el contrato y, en caso de rescisión contractual dentro de dicho período, se impondrían al jugador unas sanciones deportivas. También se establecieron períodos cerrados de traspaso, por lo que éstos podrían realizarse durante 2 períodos al año. Además, sólo se podría rescindir un contrato, fuera del período de estabilidad de 3 años, al final de la temporada.

De esta forma, la Comisión Europea aceptó una serie de limitaciones a la libre circulación, recogidas en el famoso artículo 17 del Reglamento FIFA sobre el Estatuto y la Transferencia de Jugadores. En total, hay 7 limitaciones, ni más ni menos, No admitiéndose otras disposiciones o acuerdos que limiten la libre circulación.

Y este es precisamente el tema que nos ocupa: la lucha por Franck Ribéry. El presidente del club de la estrella francesa, Karl-Heinz Rummenigge, anunció que los clubes pertenecientes a la ECA, que –desde enero de 2008– representa a 153 clubes europeos, habían hecho un pacto recíproco para obviar parcialmente el artículo 17 del Reglamento FIFA sobre el Estatuto y la Transferencia de Jugadores.

Según Rummenigge, presidente de la ECA y del Bayern de Munich, esto significaría que tras el período de estabilización de 3 años Ribéry no podría rescindir su contrato para irse a otro club, lo cual contradice lo estipulado en el artículo 17 del Reglamento de la FIFA, según el cual sí sería posible.

Por tanto, la FIFPro ha considerado que esta limitación a la libre circulación es ilegal, por lo que el sindicato mundial de jugadores va a solicitar la intervención de la Comisión Europea en este asunto, así como va a pedir a la FIFA que imponga el cumplimiento del Reglamento.

Ribéry juega, desde 2007, en el Bayern y su contrato no expira hasta 2011. En base al artículo 17, el jugador podría rescindir unilateralmente su contrato, una vez transcurrido el período de estabilidad de tres años, tras lo cual el Bayern sólo sería compensado con un importe basado en el valor residual del contrato de Ribéry que, en este caso, asciende a un salario anual.

Así, a la espera de una enérgica reacción por parte de la Comisión Europea, la FIFPro ha aprovechado para mostrar su apoyo a Franck Ribéry, un futbolista que –de conformidad con el artículo 17– debe tener la libertad de poder optar por el club que tanto desea: el Real Madrid Club de Fútbol.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.