Consulta pública europea sobre las redes de nueva generación

El Ejecutivo comunitario europeo está elaborando una recomendación, que espera presentar de forma oficial a finales de año, sobre el proyecto de regulación del acceso a las redes de nueva generación de Internet, que permiten una velocidad de descarga de más de 80 Mbps. Y, para perfilar sus sugerencias, la Comisión Europea abrió, el pasado viernes día 12, una consulta pública animando a las partes interesadas a que envíen sus comentarios hasta el próximo 24 de julio.

Esta recomendación, según un comunicado de la Comisaria europea de Sociedad de la Información –Viviane Reding– pretende ser una «guía» que proporcione «certidumbre legal» a las autoridades nacionales de regulación de las telecomunicaciones a la hora de tomar sus decisiones. Mientras, la CE ha recordado que una consulta pública preliminar, llevada a cabo en el último trimestre de 2008, demostró un «apoyo general» a su objetivo de lograr una legislación común a nivel europeo para este nuevo tipo de redes, a fin de «impulsar una inversión oportuna», a la vez que se mantiene la competitividad del mercado.

La intención última del Ejecutivo comunitario, cuyo borrador de la propuesta incluye mecanismos para repartir los riesgos de inversión entre las empresas que pongan el dinero para desplegar las redes y las compañías que buscan acceso a las mismas, es impulsar estas nuevas conexiones, en especial en áreas menos pobladas, sin que operadores tradicionales como Telefónica, France Telecom o Deutsche Telekom, con más capacidad para invertir que otras empresas, vuelvan a constituir monopolios.

Así, tal y como ha señalado la Comisión, con la definición de un marco regulador común se favorecería la igualdad de trato de los operadores en toda la UE y se aseguraría a los inversores un entorno reglamentario estable.

Por contra, la Organización Europea de Operadores de Telecomunicaciones (ETNO) ha indicado que el borrador presentado por la CE «conducirá a regulaciones desproporcionadas» y «desanimará a los inversores», ya que consideran que no respeta el principio de neutralidad tecnológica e «infravalora el desarrollo competitivo el mercado actual».

Lo que está claro es que las nuevas redes de fibra óptica, que permiten tasas de transmisión varias veces superiores a las de las líneas de cobre clásicas, son necesarias para transmitir contenidos de alta definición, como la televisión HD. Y, según datos facilitados por la CE, en la Unión Europea hay 229 millones de líneas de cobre frente a poco más de un millón de conexiones de fibra óptica, aunque los analistas prevén un crecimiento de la inversión de 20.000 millones de euros en redes de próxima generación de aquí a 2011.

Comments (1)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.