El ‘Código Ético’ del Madrid de Florentino Pérez

En la mañana de ayer, Florentino Pérez, con Vicente Boluda haciendo las veces de ‘telonero’, tomó posesión [descarga el discurso en PDF] como nuevo presidente del Real Madrid, en un acto solemne en el antepalco del Santiago Bernabéu, acompañado de los dos vicepresidentes y trece vocales que ya integran su junta, así como por el presidente de honor del Club, Alfredo di Stéfano.

Pero, como eso ya es de sobra conocido por todos, hoy quisiera incidir en uno de los puntos más importantes del discurso del nuevo mandatario, referido a los valores esenciales del madridismo y, en especial, a la ética que ha faltado durante estos tres últimos años en la cúpula de la entidad madridista porque, tal y como apuntó él mismo, «Nuestra imagen es nuestro tesoro más preciado».

Y toda esta ‘palabrería’ se ha vuelto a hacer realidad, como en el año 2000, tras la reunión de la Junta Directiva del Club, que ha tenido lugar tras el acto de investidura, en la que se ha acordado, amén de los nombramientos lógicos (9) en una directiva entrante, un compromiso de conducta (el famoso ‘Código Ético’) que hace conveniente que los miembros que la integran no tengan en sus relaciones con el Club otros intereses que los de éste.

Así, a la vista de lo anterior, todos y cada uno de los miembros de la Junta, presidida por Florentino Pérez, han firmado –de manera irrevocable ante Notario– el siguiente compromiso:

«Los miembros de la Junta Directiva del Real Madrid Club de Fútbol, sus cónyuges, ascendientes o descendientes y colaterales hasta el segundo grado, ya lo sean por consanguineidad o afinidad, así como las empresas o grupos de empresas en las que tanto unos como otros tengan, de hecho o de derecho, directa o indirectamente, su control o en las que ejerzan funciones de alta dirección o administración, no podrán realizar ningún tipo de contratos con el Real Madrid Club de Fútbol ya sean de carácter laboral o mercantil, ya se refieran a los bienes propiedad del Club o sean de obras, servicios o suministros de cualquier clase, salvo los de patrocinio y los relativos a la contemplación de espectáculos o el arrendamiento temporal de espacios en las instalaciones del Club».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *