El Congreso de EE.UU. contra la piratería en España

En un informe publicado hoy (descargar en PDF) en la página web del Caucus contra la Piratería Internacional del Congreso de los Estados Unidos de América, se ha anunciado que este año vigilarán, fundamentalmente, la situación sobre la piratería en la Red en cinco países: China, Rusia, Canadá, México y, ‘por supuesto’, España; siendo este último el que ha alcanzado, de manera alarmante, “un nivel epidémico” por lo especialmente preocupante de dichos delitos informáticos.

Según los congresistas estadounidenes, los autores españoles «carecen de las herramientas necesarias para hacer valer sus derechos en Internet, lo que socava el desarrollo del comercio legítimo por Internet y daña el sector tanto en Estados Unidos como en España». Todo ello atribuido a que la piratería P2P en España «es percibida como un fenómeno cultural aceptable», por lo que solicita al Gobierno español que adopte medidas para proteger a los autores.

Este dictamen se suma a un informe (el llamado informe 301) del Departamento de Comercio y la Oficina de Presidencia de EE.UU., en el que se acusa a España de ser demasiado permisiva y de no haber tomado ninguna medida contra la descarga de archivos con derechos de autor. Ese informe, además, insta a España a ilegalizar los programas de intercambio de ficheros tipo P2P, tales como eMule, BitTorrent o Ares.

La realidad objetiva es que Estados Unidos no debería atacar de esta manera al Gobierno español dada su escasa fuerza moral y ética para hablar de derechos de nada ni nadie. Menos aún, cuando hablan de los derechos mermados a los autores españoles y no hacen mención alguna al gravoso canon que estamos sufriendo para, se supone desde el sentido común, ‘legalizar’ las descargas P2P… o no. El ciudadano de a pie sí ha visto reducidos sus derechos al tener que pagar indiscriminadamente por las prácticas “peer to peer”, amén de ese nuevo debate sobre si los usuarios de Internet tenemos que pagar todavía más a las compañías telefónicas por ese futuro ‘canon’ a las mismas.

En fin, arreglemos esto de una vez, de manera sensata y con el consenso de todas las partes, porque soluciones hay (muchas y probadas), pero ni el Gobierno de España, ni el de Estados Unidos, ni ningún otro, tienen la intención de escuchar a quienes realmente conocen el tema. Una lástima…

Para finalizar, a modo de información, añado la traducción al español del dictamen del Congreso de EE.UU. sobre piratería en Internet:

“Los creadores siguen siendo gravemente afectados con el problema español de la piratería en Internet. La piratería en España es ampliamente percibida como un fenómeno cultural aceptable, y la situación se ve agravada por una política gubernamental que ha despenalizado en esencial el compartir archivos por medio del P2P. Además, la aplicación inadecuada de los requerimientos de nivel de la UE, respecto a proveedores de servicios de Internet, ha contribuido de manera significativa a este problema. Las ISP españolas, exhibiendo una falta de voluntad para colaborar en la lucha contra la piratería en Internet, utiliza el uso compartido de archivos y el servicio de descargas capaces de promover sus negocios. Las negociaciones entre los titulares de derechos y los proveedores de servicios de Internet para desarrollar un marco legítimo para promover el comercio electrónico y el pleno respeto de los derechos de propiedad intelectual aún no han tenido un entendimiento aceptable. La situación actual es insostenible. Pedimos al Gobierno de España que ejerza un liderazgo activo, de trabajo con los titulares de derechos y proveedores de servicios de Internet, a fin de aplicar prácticas razonables para proteger la condición jurídica de transmisión de obras creativas en Internet”.

Comments (2)

  1. M@x dice:

    y … ¿no dicen nada respecto a los derechos morales de los autores? ¿no dicen que en derecho USA son renunciables? ¿por que no se preocupan de barrer su basura – en USA y en Cuba – antes de atacar la protección de los demás a los derechos humanos?

    Los USA pueden enseñarnos muchas cosas … pero en cuanto a derechos humanos, sean los del art. 27 de la declaración universal u otros, les falta – como bien apuntas en el post – «altura moral».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.