Ocupad los tristes puestos de la triste telaraña…

Hombres veo que de hombres
sólo tienen, sólo gastan
el parecer y el cigarro,
el pantalón y la barba.

En el corazón son liebres,
gallinas en las entrañas,
galgos de rápido vientre,
que en épocas de paz ladran
y en épocas de cañones
desaparecen del mapa.

Estos hombres, estas liebres,
comisarios de la alarma,
cuando escuchan a cien leguas
el estruendo de las balas,
con singular heroísmo
a la carrera se lanzan,
se les alborota el ano,
el pelo se les espanta.

Valientemente se esconden,
gallardamente se escapan
del campo de los peligros
estas fugitivas cacas,

que me duelen hace tiempo
en los cojones del alma.

¿Dónde iréis que no vayáis
a la muerte, liebres pálidas,
podencos de poca fe
y de demasiadas patas?

¿No os avergüenza mirar
en tanto lugar de España
a tanta mujer serena
bajo tantas amenazas?

Un tiro por cada diente
vuestra existencia reclama,
cobardes de piel cobarde
y de corazón de caña.

Tembláis como poseídos
de todo un siglo de escarcha
y vais del sol a la sombra
llenos de desconfianza.

Halláis los sótanos poco
defendidos por las casas.
Vuestro miedo exige al mundo
batallones de murallas,
barreras de plomo a orillas
de precipicios y zanjas
para vuestra pobre vida,
mezquina de sangre y ansias.

No os basta estar defendidos
por lluvias de sangre hidalga,
que no cesa de caer,
generosamente cálida,
un día tras otro día
a la gleba castellana.

No sentís el llamamiento
de las vidas derramadas.
Para salvar vuestra piel
las madrigueras no os bastan,
no os bastan los agujeros,
ni los retretes, ni nada.

Huís y huís, dando al pueblo,
mientras bebéis la distancia,
motivos para mataros
por las corridas espaldas.

Solos se quedan los hombres
al calor de las batallas,
y vosotros, lejos de ellas,
queréis ocultar la infamia,
pero el color de cobardes
no se os irá de la cara.

Ocupad los tristes puestos
de la triste telaraña.

Sustituid a la escoba,
y barred con vuestras nalgas
la mierda que vais dejando
donde colocáis la planta.

«Los cobardes», por Miguel Hernández

Comments (2)

  1. Hola Iñaki:

    Agradecido por la clase de historia que, por otra parte, no era necesaria.

    La verdad es que quise publicar este poema, en primer lugar, porque siempre me ha gustado y, segundo, porque me apeteció.

    De todas maneras, tómalo como un consejo, sería mejor que explicaras la última parte de tu lúbrico comentario: «Y ahora vienen los hijos de la dictadura a darnos consejos de paz. Esos hijos que solo saben beber sangre y sus billeteras estan llenas de biletes de sangre».

    Un saludo.

  2. Iñaki dice:

    Supongo que lo escribes porque Miguel Hernandez murió bajo la dictadura abominable de Franco el del 28 de marzo de 1942. Te recuerdo que este poema iba dirigido a aquellos franquistas de pelo amarillo y rojo en el pecho pero que de sentido común, amor y libertad poco sabían.

    MIguel Henandez murió en un prisión Franquista durante la dictadura. Y ahora vienen los hijos de la dictadura a darnos consejos de paz. Esos hijos que solo saben beber sangre y sus billeteras estan llenas de biletes de sangre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.