Las mayores bofetadas te las da la vida…

glenn ford 001 - Las mayores bofetadas te las da la vida...Glenn Ford, el hombre que será recordado por representar en la gran pantalla al padre terrestre de Clark Kent (Superman) y, sobre todo, por la realísima bofetada que le propinó en la cara a Rita Hayworth en la famosa película «Gilda», un film de Charles Vidor que adquirió el estatus mítico por el sensual estriptis -guante por bandera- de la protagonista (ver vídeo), falleció ayer a los 90 años en su rancho de Beverly Hills debido a un infarto, tras arrastrar problemas cardiacos desde hace más de una década, dedicando los últimos años de su vida a la cría de caballos en su rancho.

Nacido en Québec (Canadá) el 1 de mayo de 1916, Ford (su nombre real era Gwyllyn Samuel Newton) fue un actor perfecto para encarnar a los nuevos héroes de posguerra: chicos buenos con un estricto código moral, aunque no siempre del lado de la ley. Sus personajes arrastran una cierta amargura existencial a causa de la II Guerra Mundial y la guerra de Corea. Son, además de tipos duros, tiernos y vulnerables. Seductores que enamoran a las mujeres y fascinan a los hombres por su entereza y lealtad en un mundo violento y sin ley como el que retrataba el cine negro.

glenn ford 002 - Las mayores bofetadas te las da la vida...Su época dorada la marcó el ingreso en los estudios de la Metro Goldwin Mayer, donde rodó filmes como «Deseos Humanos» o «Semilla de Maldad», que le catapultaron a la lista de actores más taquilleros y le valieron la designación de estrella nacional y de el «cowboy» más genuino. Compartió cartel con actrices de la categoría de Bette Davis, Hope Lange, Shirley MacLaine, Lauren Bacall, Gloria Grahame, Carole Lombard, Barbara Stanwyck, Ethel Barrymore, Ida Lupino, Katy Jurado o la mencionada Hayworth (con la que mantuvo una relación sentimental).

Además de sus numerosas participaciones en westerns tan recordados como «Cimarrón» o «El tren de las 3:10», también dio muestras de su talento para la comedia bajo la dirección del genial Frank Capra en «Un Gangster para un Milagro», por la que ganó su único Globo de Oro y «La casa de té de la luna de agosto», donde compartió pantalla con Marlon Brando. También recibió, en 1987, el premio Donostia del Festival de Cine de San Sebastián, siendo el segundo actor que obtuvo tan importante galardón, instituido el año anterior y estrenado por Gregory Peck.

glenn ford 003 - Las mayores bofetadas te las da la vida...Lamentablemente, a pesar de haber sido el actor vivo que más películas había protagonizado -con un total de 234 hasta 1987-, nunca consiguió un Oscar, ni tan siquiera una candidatura al premio, lo que hubiera supuesto un reconocimiento en vida a la carrera de un artista al que todos adoraban. Si bien, el 1 de mayo pasado, la Filmoteca Americana de Los Ángeles celebró un acto público con motivo de su nonagésimo cumpleaños, quizá para llenar el vacío que los Oscar dejaron en su carrera, al que no pudo asistir por problemas de salud.

Aunque a Glenn Ford nunca lo consideré mi actor favorito, ese puesto se lo conferí hace muchos años a Cary Grant, sí hay que reconocer que fue, es y será uno de los más grandes iconos de la época dorada (años 50 y 60) del cine estadounidense.

Para la historia quedará una de sus frases más sinceras: «En el cine soy yo mismo. No soy un actor que se transforma en otro personaje, como Laurence Olivier. Lo peor que podría hacer es obras de Shakespeare».

Se ha apagado otra leyenda del cine en blanco y negro…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *