Una región en la mochila… (I) LA MAGNIFICENCIA DEL CÍRCULO LARREDENSE

larrede001 - Una región en la mochila... (I) LA MAGNIFICENCIA DEL CÍRCULO LARREDENSETal y como comenté en mi anterior post, hace escasos días realicé un ‘mini éxodo’ a tierras pirenaicas con unos amigos.

Siempre que tengo la oportunidad de viajar -mochila al hombro- por tan fantásticos parajes, esos que -como si de un museo se tratara- nos ofrece la provincia de Huesca, regreso con la convicción de haber realizado una gran inversión que tanto agradecen mis cinco sentidos.

La verdad que esta ‘escapadita’ no fue tan extensa como me hubiera gustado, pero sí fue muy bien aprovechada, recorriendo localidades tan célebres como Sabiñánigo (donde se encuentra el parque temático Pirenarium), Biescas, Panticosa, etc.

Y es en ese etcétera donde deseo centrar este y el siguiente post, en el que recojo los pueblos de Lárrede y Piedrafita de Jaca, pues sobre los anteriores poco o nada se puede decir que no se conozca ya.

larrede002 - Una región en la mochila... (I) LA MAGNIFICENCIA DEL CÍRCULO LARREDENSESinceramente, sobre el primero tenía pocas referencias, siendo un buen amigo quien me recomendó una visita que, actualmente, considero esencial si se desean explorar los puntos geográficos más importantes de nuestra histórica región aragonesa y, por supuesto, una parada esencial para los amantes del arte románico.

La pequeña población de Lárrede -actualmente cuenta con dos viviendas habitadas- se encuentra en la margen izquierda del río Gállego, a tan sólo 7 Km. al norte de Sabiñánigo, tomando la carretera que va hacia Javierre del Obispo, la cual nos lleva hasta la misma iglesia. Una parroquia (cuya construcción se ha datado entre los años 1050-1060) dedicada a San Pedro, modelo precursor de las demás iglesias del Serrablo, motivo por el cual se le ha dado en llamar como círculo o estilo larredense.

larrede003 - Una región en la mochila... (I) LA MAGNIFICENCIA DEL CÍRCULO LARREDENSEEn la fachada del templo, declarado Monumento Nacional en 1931 y restaurado tanto en 1933 como en la década de los 60, destaca una ventana con doble alfiz -enmarcada por un arco de medio punto- compuesta por dos arcos de herradura, así como un listel sobre el que se apoyan las tres ventanas alineadas encima de la puerta. Respecto al ábside, está decorado mediante siete arcos de medio punto y un friso superior de columnas, que consigue un efecto arquitectónico que recuerda los juegos de líneas del renacimiento. Un tipo de decoración que solamente pueden encontrarse en otras iglesias del Gállego, siendo único y careciendo de antecedentes conocidos. Mientras, la torre de planta cuadrada se yergue algo más de diecisiete metros, sin más adorno que las ventanas de tres arcos de herradura que se abren en la parte superior, enmarcadas en un alfiz. Y sobre estas ventanas, al igual que en la fachada, corre un listel.

larrede005 - Una región en la mochila... (I) LA MAGNIFICENCIA DEL CÍRCULO LARREDENSEPero si fascinante es el exterior de la iglesia, su interior no puede quedarse atrás, poseedor de una pequeña nave, en forma de cruz latina, rematada por ábside y cubierta con bóveda de medio cañón, sobre arcos fajones apoyados en dobles columnas redondas apodadas a los muros. A las pequeñas capillas, que forman los lados de la cruz latina, se accede a través de un arco de herradura paralelo al de la nave central. Todas ellas características únicas que la diferencian del resto de construcciones englobadas en ese círculo larredense. Eso sí, si se desea contemplar esta oculta magnificencia, recomiendo llevar cincuenta céntimos de euro en el bolsillo, pues la luz (requerida tanto de día como de noche) sólo puede encenderse con una de estas monedillas…

larrede004 - Una región en la mochila... (I) LA MAGNIFICENCIA DEL CÍRCULO LARREDENSEEn definitiva, nos encontramos ante un pueblecito que contiene, con cierto disimulo, una de las joyas de la “Corona” aragonesa, acabado, como el pintor que remata su lienzo, con unas resplandecientes vistas y un apasionado silencio, que te obligan a pensar en dejarlo todo y formar parte de tan lucido cuadro…

PD1: Sinceramente, quizá fuera mejor que el número de turistas que visitan estos lares se pudiera medir con un ‘cuenta gotas’, pues una vecina del pueblo me mostró un ciprés totalmente abrasado, quemando la parte del techo más próximo a la iglesia, por culpa de un petardo lanzado en una boda realizada hará dos semanas.

PD2: He dejado en mi álbum de Flickr.com unas cuantas fotografías, concretamente 35, que realicé en esta excursión.

Comments (2)

  1. Carmen dice:

    ¿De dónde sacas a esos amigos que tan buenas recomendaciones te hacen? Esos pueblos son preciosos. Lárrede no es tan conocido como otros, pero a pesar de ello casi lo agradezco puesto que con tanto irresponsable suelto podríamos acabar todos muy quemados, tanto como el árbol que mencionas…
    Te recomiendo que sigas haciendo escapadillas mochileras. Un poco de comida, bebida, gasolina, dinero y cómo no; un GPS personal, así que llevate algún amigo que conozca la carretera, pues irás más tranquilo y podrás disfrutar del viaje.
    Un saludo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.