Googleando el trueque de un clip por una casa

En uno de esos recorridos que realizo diariamente por la blogosfera, gracias a la extensión Sage de Firefox, me he encontrado con dos noticias que me han llamado mucho la atención.

PRIMERA: Enrique Dans, a través de su blog, se ha hecho eco del consumado propósito de Kyle MacDonald. Este inteligente joven -tan sólo tiene 26 años-, mediante el principio fundamental que a empresas como eBay les han reportado tan espectaculares beneficios: «one man’s junk is another man’s treasure» («la basura de un hombre es el tesoro de otro hombre»), ha conseguido una casa a partir de ofrecer en la web un clip rojo para ser intercambiado por algún otro objeto.

clip rojo - Googleando el trueque de un clip por una casaEn concreto, Kyle -ya incluido en la Wikipedia– detalla en su bitácora, tanto encadenada como particularmente, como consiguió intercambiar progresivamente el clip por un bolígrafo con forma de pez, un pomo de puerta, una cocina de gas, un compresor, un barril de cerveza con un letrero luminoso, una motonieve, un viaje a Yahk, una camioneta, un contrato discográfico, un año de alquiler en Phoenix, una tarde con Alice Cooper, una bola de cristal de KISS con copos de nieve, un papel en una película y, finalmente, una casa en Canadá.

Esta es, sin duda, la idea más asombrosa que he visto desde aquella de Alex Tew, un estudiante de la Universidad de Nottingham, que puso en marcha el pasado mes de agosto de 2005 una página web (llamada ‘The Million Dollar Homepage’) con un millón de píxeles ‘vacíos’ que se podían comprar, a un dólar cada uno, en bloques de cien (10×10 píxels).

Ambos proyectos, algunos dirían que curiosamente, están relacionados con eBay, ya que el primero puso en marcha su manera de entender el «junk» y el «treasure», y el segundo utilizó sus servicios para ofertar los píxeles que le hicieron pudiente.

SEGUNDA: Mediante el blog de Antonio Fumero, aprovecho para enviarle un e-abrazo (seguro que, por utilizar la «e», recibiré ‘capones’ de algún amigo ;)), me entero que el poco conocido buscador Google ha sido incorporado como verbo en el Merriam-Webster Dictionary, uno de los diccionarios de inglés más vendidos en Estados Unidos.

gxxgle - Googleando el trueque de un clip por una casaDe esta manera, tal y como puede comprobarse en la web del famoso diccionario, el significado de su infinitivo [goo·gle] es «utilizar el buscador Google para obtener información a través de la web». Igualmente, como no podía ser de otra manera, han elaborado su correspondiente conjugación, siendo ‘goo·gled’ y ‘goo·gling’ su participio y gerundio, respectivamente.

Hay otras palabras, que recoge la nueva edición del diccionario, que no son menos curiosas. Entre otras, ‘mouse potato’, expresión que sirve para definir a una persona que pasa mucho tiempo usando el ordenador, o ‘himbo’ (combinación de ‘him’ y ‘bimbo’), que se utiliza para hombres atractivos pero poco interesantes. ¡Qué cachondos!

¿Generará esta iniciativa algún tipo de envidia entre la competencia del buscador? Parece que todavía no, pero ya se andará…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *