Los excrementos de nuestra sociedad

caca perro - Los excrementos de nuestra sociedadHoy, en el diario gratuito ’20 minutos’ (de Zaragoza), aparece una noticia que titula «Las cacas de perro minan las calles, pero no se multa«, en la cual se informa que los servicios de limpieza recogen 30 kilos de caca de perro cada día.

Mientras, el Ayuntamiento de Zaragoza alega que se potencian las campañas de sensibilización en detrimento de las sanciones económicas. Ciertamente, estas campañas informativas aportan frases cívicamente educativas, pero esto no es suficiente dados los datos que se reflejan en los últimos años.

La realidad es que ninguna de las partes, tanto el Ayuntamiento como los dueños que no recogen las heces de sus canes, ponen nada de su parte. Si estos últimos ensucian las calles de nuestra ciudad, el Consistorio no ofrece soluciones efectivas para enderezar este conflicto.

Actuaciones como la creación de zonas para estos animales, los denominados ‘pipicanes’ (seis en toda la ciudad), no remedian este asunto, pues la menudez de estos espacios choca con la gran cantidad de evacuaciones caninas que pueden verse a lo largo del día, máxime cuando los niños no se fijan en los carteles explicativos y acceden sin pudor a las mismas.

Quizá la sanción punitiva (en activo) fuera una solución, siempre y cuando no se recojan las defecaciones, pero no menos interesante es la propuesta de la AA.VV. del Picarral en la cual se ideó la obligación de los dueños de los perros (que extiendo a todo tipo de animales domésticos) a bajar con bolsas de plástico. Por cierto, que dichas bolsas son repartidas por el Ayuntamiento de Zaragoza en las Juntas de Distrito, pero sin ningún tipo de anuncio, por lo que los ciudadanos no logran enterarse.

Aún así, para finalizar, los amos incívicos de estos animalitos (refiriéndome como amos a los seres humanos, valga la aclaración) son los máximos responsables de este gran problema para la ciudad, por estética y, ante todo, por salud, ya que todo esto acabaría si se tuviera algo de sentido común. Exijámosles todos, más aún los que somos dueños civilizados, a retirar de la vía pública los excrementos que dejan sus amigos de cuatro patas.

Documentación:

Comments (1)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.